COSÌ FAN TUTTE INTERNACIONAL.

COSÌ FAN TUTTE ELENCO INTERNACIONAL, LUCES Y SOMBRAS

Finalizando la serie de la trilogía de óperas que escribieran Wolfgang Amadeus Mozart y Lorenzo da Ponte, que incluye Bodas de Fígaro, Don Giovanni, además de Così fan Tutte, esta última llegó ahora al escenario del Municipal, con la escenografía de Roberto Platé, la misma que recibió en las otras dos ocasiones, comentarios tales como, pesada, opresiva y en general fea, pero para esta oporunidad varió en algo, pues el muro posterior se abrió con persianas móviles dándole amplitud a un espacio que resultó muchas veces sofocante. En el escenario solo una cama con dosel cuyos velos son arrancados por las protagonistas, una silla y una estatua religiosa, al parecer San Sebastián, que se convertirá en percha y hacia el final se la ubicará a un costado del escenario, donde los recién casados rezarán?.

Fiordiligi (Paulina González) y Dorabella (Rihab Chaieb) al despertar recuerdan a sus novios. foto Marcela González Guillén

En la iluminación realizada por Christophe Naillet, hubo algunos aciertos, pero se privilegió en general la oscuridad, siendo contradictoria en las escenas finales, pues durante las bodas, las falsas y la reales, la oscuridad logró hacer desaparecer el ambiente festivo, todo al parecer con el objetivo de lograr un impacto al encender las luces de la sala antes del final, algo que no conseguido satisfactoriamente.

Guglielmo (Orhan Yildiz) y Fiordiligi (Paulina González). foto Marcela González G.

El vestuario de Jacques Schmidt y Emmanuel Peduzzi muy logrado en sus contrastes, con un detalle sorprendente, las protagonistas, duermen, actúan y se casan con los mismos vestidos.

La versión en general planteó varias dudas, pues pareció que no tuvo ensayos suficientes, esto a juzgar por los numerosos desajustes tanto en la orquesta, como entre esta y los solistas, pero más importante fue el enfoque de Attilio Cremonesi, que en contrario a otras oportunidades se le vio dubitativo en el carácter y en las tensiones propias de la partitura, por ello, particularmente en el segundo acto, la gracia y chispa que caracteriza a la ópera, escaseó demasiado durante esta función.

El Director Attilio Cremonesi. foto M. G. G.

Otro aspecto que contribuyó, fue el balance orquestal, donde las cuerdas, poco numerosas, tocaron casi siempre piano, sin darle relevancia a fraseos y articulaciones, perdiéndose muchos de los exquisitos diálogos con los solistas, no estamos diciendo que hayan tocado mal, pero su sonido no fue relevante cuando intervenían maderas y bronces, de esta forma el acompañamiento orquestal terminó resultando algo laxo, asimismo al continuo, tan importante en todos los recitativos, el chelo y el contrabajo (no sabemos porqué se agregó este último, pues no existe en la instrumentación original), tocaron con demasiado volumen, ahogando al clavecín, desdibujando la armonía.

Lo anterior no resta para nada el magnífico rendimiento de la Filarmónica de Santiago, destacando aún más el hermoso sonido de las maderas.

La régie de Pierre Constant, con bastante destalles como es su costumbre, sobre todo para suplir con los movimientos de los cantantes, el minimalismo escenográfico.

Don Alfonso (José Fardilha) convence a Ferrando (Andrew Stenson) y a Guglielmo (Orhan Yildiz) que finjan partir a la guerra. foto Marcela González G.

El Coro cantó relegado en los palcos laterales del escenario, haciéndolo como ya es su costumbre, en espléndida forma.

La soprano chilena Paulina González que mostró una vez más su hermosa voz, fue Fiordiligi, un desafío mayúsculo, pues bien se sabe la extraordinaria dificultad que representan su arias, ella lo hizo certeramente, con impecable afinación, saliendo airosa en las coloraturas, y con gran éxito en los agudos, en las notas más graves se desearía un volumen mayor, pero como esto ocurre solo en dos oportunidades, en nada afectó el resultado final, su actuación tuvo toda la prestancia requerida, razón por la que obtuvo un gran éxito.

Las hermanas desesperadas al saber que Ferrando y Guglielmo partirán a la guerra, Dorabella trata de matarse y se lo impide Don Alfonso. foto M. G. G.

La mezzosoprano tunecino-canadiense Rihab Chaieb cantó como Dorabella, ella posee un bellísima voz y su actuación es muy convincente, creó a la perfección el rol de su lábil personaje, siguiendo prestamente los consejos de Despina sobre aprovechar la ausencia de su prometido y gozar de su nuevo enamorado; su afinación, manejo de coloraturas y sentido dramático la convirtieron en otra de las grandes triunfadoras, sería muy interesante volver a escucharla en otra oportunidad.

Fiordiligi y Dorabella sorprendidas por la llegada de los falsos albaneses (sus novios disfrazados) mientras comentan Don Alfonso y Despina (la soprano Marcela González) foto Marecela González Guillén

Marcela González otra soprano chilena asumió como Despina, la criada que en complicidad de Don Alfonso, intenta que sus patronas sean infieles. Marcela tiene una bella voz pero creemos que debe manejar el volumen en sus agudos, y en particular mejorar su actuación que es muy poco natural.

Los falsos albaneses han bebido un falso veneno, para asustar a Fiordiligi y Dorabella y así lograr que se casen con ellos, Despina y Don Alfonso deciden llamar a un médico. foto M. G. G

El trío masculino lo encabezó el tenor Andrew Stenson, que posee un voz muy agradable que se adapta muy bien al papel de Ferrando, aunque su volumen no es poderoso tiene una linea de canto musical, pero esta no siempre es expresiva, y su actuación es correcta.

El barítono turco Orhan Yildiz fue un convincente Guglielmo tanto en lo vocal como en actuación, varias de sus escenas fueron muy logradas y divertidas, particularmente cuando asume como el albanés.

Despina (Marcela González) llega disfrazada de médico (no sabemos porqué fue convertida en Monja de la Caridad) junto a dos asistentes socorren a los albaneses, mientras observan Fiordiligi, Dorabella y Don Alfonso

Un conocido en el escenario del Municipal, José Fardilha fue Don Alfonso el intrigante que arma el ambrollo para ganar la apuesta a sus jóvenes amigos, en esta oportunidad apreciamos solo su prestancia como actor, pues vocalmente ese día no estaba en plenas condiciones, incluso con afinación no certera.

Una función que dejó la sensación de que le faltó tiempo para ser totalmente lograda.

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a COSÌ FAN TUTTE INTERNACIONAL.

  1. Elisa Álvarez dijo:

    Yo asistí a la segunda función del abono internacional así que opino de ésta.Si bien es cierto hubo cambios en la escenografía agregando los paneles del fondo que dieron más movilidad a los personajes y no usar tanto las puertas laterales,no entiendo porqué las dos protagonistas tenían una sola cama,era muy costoso poner dos?los trajes se usaron para dormir y para toda la obra,ahorro?No me gustó para nada la inclusión de una figura religiosa al costado izquierdo porque fue arrastrada hacia la parte delantera izquierda y finalmente le tiran encima una prenda de ropa,no soy una persona religiosa pero eso es una falta de respeto,además que su presencia es gratuita.,en general,la segunda parte de la obra me pareció muy larga,no por la música sino por la regie,no hubo mucha comicidad que digamos,sobre los cantantes ya opino muy bien el crítico,eso sí el señor Fardilha,estaba recuperado y canto bien,el público tampoco respondió muy calurosamente,lamentó no poder asistir a las funciones estelares que a veces parecen ser mejores que las internacionales..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *