RÉQUIEM DE VERDI EN EL MUNICIPAL.

                           

                              CONMOVEDOR RÉQUIEM DE VERDI.

Una jornada memorable se vivió el sábado 5 de marzo en el Teatro Municipal de Santiago, con la interpretación del monumental Réquiem de Giuseppe Verdi, a cargo de la Orquesta Filarmónica de Santiago, El Coro del Teatro Municipal y un cuarteto de distinguidos solistas.

Bizantinas resultan las discusiones, sobre si se trata o no, de una obra puramente religiosa, o de una ópera disfrazada, críticas que surgieron justo después del estreno, cuando algunos arrugaron el ceño frente a su carácter de gran teatralidad; Giuseppina Strepponi soprano y esposa de Verdi, salió al paso de esas opiniones, con un tajante; “no pretendan que Verdi escriba diferente a lo que su corazón le dicta”, el autor es honesto a su lenguaje, vital en cualquier creación artística, por ello es que, ese tipo de discusiones casi ha desaparecido.

Lo que sí está fuera del cualquier discusión, es que se trata de una de las obras claves de la Historia de la Música y una de las grandes obras maestras del Arte de todos los tiempos.

            El Director Roberto Rizzi Brignoli durante la versión. foto Patricio Melo

Aunque Verdi se calificaba como agnóstico, en la obra no deja de aparecer su formación religiosa, al construir una obra que es una verdadera aventura, que recrea los sentimientos ante el hecho definitivo, que es la muerte, dando cuenta de la angustia propia de quien espera la salvación eterna, la luz perpetua a que alude parte del texto.

Estos sentimientos los representa, en términos muy pictóricos, en lo descriptivo de algunas secciones, como lo es el vertiginoso “Dies Irae”, transcurriendo la obra generalmente entre el temor y la esperanza, ante la decisión del Juez supremo (Dios) en el día final.

El texto tomado del ritual, está vertido por su autor con la fuerza propia del Romanticismo, y desde el punto de vista musical, es de una dificultad gigantesca para todos sus intérpretes, como bien lo calificó alguien, “un verdadero catálogo de dificultades”; los solistas deben asumir extremos tanto en tesitura como en contrastes dinámicos, y posee notables exigencias de afinación para sus concertados “a capella”, debiendo conservar siempre la expresividad; las dificultades descritas, también las debe enfrentar el Coro. Por su parte la orquesta debe responder a todo tipo de articulaciones y fraseos, además de poseer partes vitales como solistas instrumentales.

En este concierto se juntaron por primera vez orquesta y coro en forma completa, y si bien la distancia con el director pudo resultar excesiva para el coro, el profesionalismo de los cantantes salvó cualquier dificultad, en el caso de los solistas, su ubicación entre los violines segundos, pudo desconcertarlos al inicio, producto del cambio de sonoridad de la sala con público, lo que fue amplia y perfectamente solucionado durante el desarrollo posterior.

El director titular del la Filarmónica Roberto Rizzi Brignoli, quien por fin pudo realizar su primer concierto, luego de haber sido nombrado en el cargo el 2019, realizó un cometido de la mejor factura; coherente y unitario en el concepto general, enfatizando la expresión en cada una de las partes, en un continuo que va desde el pianissimo del inicio, hasta aquel, con que concluye en el final.

Consiguió no solo un bello sonido de sus músicos, fue cuidadoso en contrastes y articulaciones, logró espléndidos diálogos entre instrumentos y de estos con los solistas, mientras que, sus precisas indicaciones lograron una espléndida respuesta del Coro.

El excelente Coro del Teatro Municipal que dirige Jorge Klastornick, consiguió una interpretación que solo puede ser considerada de formidable, dicción perfecta, y bellísima sonoridad, a pesar de cantar con mascarillas, cada voz perfilada, fraseos y articulaciones precisas, afinación impecable, particularmente las partes “a capella”, como no destacar el emocionante final con la soprano.

Parte de la Filarmónica, el director Roberto Rizzi Brignoli, los solistas, el bajo Homero Pérez-Miranda, el tenor Pedro Espinoza, la mezzosoprano María Lujá Mirabelli y la soprano Andre Aguilar, durante el concierto. foto Patricio Melo

El cuarteto solista fue encabezado por la soprano Andrea Aguilar, la mezzosoprano María Luján Mirabelli, el tenor Pedro Espinoza y el bajo- barítono Homero Pérez- Miranda, teniendo cada uno de ellos sobresaliente desempeño.

La soprano Andrea Aguilar, que sin duda ya alcanzó notable madurez interpretativa, manejó los inmensos desafíos con prestancia ejemplar, haciendo gala de contrastes dinámicos, y emotiva expresividad en sus cuasi parlato, asimismo su manejo de los agudos, incluidos los Do sobre agudos, y en sus intervenciones a solo, siempre con afinación ejemplar, así como en su ensamblaje con el resto de los solistas y coro, la convirtieron en una gran triunfadora.

La mezzosoprano María Luján Mirabelli, quien debe abordar ya desde el inicio, un rol de gran protagonismo, lo hizo con su timbre cálido, sólidos graves y firmes agudos, dando la pauta expresiva al resto de los solistas, pues inicia muchos de los concertatos, sus dúos con la soprano fueron de exquisito fraseo y musicalidad, al tiempo que su estupenda afinación, fue parte fundamental en el andamiaje armónico de las secciones “a capella”.

Pedro Espinoza tenor, posee una musicalidad notable que acompaña con gran seguridad, sus partes más expuestas, Ingemisco y Hostias las enfrentó con gran profesionalismo, sin problemas en los feroces agudos, manteniendo en todo momento la expresividad, su dramático Kyrie eleison fue un anticipo de lo que mostraría posteriormente.

Homero Pérez-Miranda el bajo barítono, respondió con el profesionalismo a que nos tiene acostumbrados, hermosa voz, manejo expresivo, que es uno de sus rasgos más característicos, le permite dar el dramatismo necesario y preciso en sus intervenciones, como en su “salvame fons pietatis” o el emotivo “lacrimosa” con coro y el resto de los solistas, sin olvidar su poderoso “Confutatis

El público no escatimó sus ovaciones premiando el desempeño del cuarteto de solistas.

Todos los intérpretes de la memorable versión, agradecen las ovaciones del público. foto Patricio Melo.

Aunque pueda resultar injusto, nos permitimos destacar algunos de los que creemos logros más sobresalientes de la versión; el sobrecogedor inicio «Réquiem aeternam«, luego la polifonía del “Te decet hymnus”, el primer concertato de solistas y coro en elKyrie”. Triunfo absoluto en expresividad, precisión rítmica y contrastes dinámicos mostró el “Dies Irae”, con aquel espectacular “Tuba mirum” que incluye a las trompetas en diversas locaciones de la sala.

La emotividad expresiva de los solistas en el “Liber scriptus proferetur”, la exclamación dolida del coro y solistas pidiendo “Salvame fons pietatis”, el sereno y conmovedor dúo de soprano y mezzo en “Recordare” cantado con gran sutileza expresiva.

No podemos evitar cerrar este comentario, sin destacar el estupendo desempeño del coro, cantando a ocho voces el poderoso “Sanctus” con su perfecta fuga.

No creemos equivocarnos al decir que, este será uno de los momentos estelares de las temporadas musicales del 2022, el público se resistía a salir para continuar ovacionando a todos los intérpretes de la brillante jornada.

Gilberto Ponce. (CCA)

0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest

1 Comment
Más antiguo
El más nuevo Más Votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Elisa Álvarez
Elisa Álvarez
1 Año Hace

Por cierto que concuerdo con el concienzudo análisis del crítico ,para mi ese estreno será inolvidable por la calidad de la entrega de todos los artistas sino también porque hace tiempo no teníamos a la Orquesta y el coro juntos .Estuve una gran parte de la obra con un nudo en la garganta producto de la emoción ,de la belleza y monumentalidad de la obra y sobre todo por la entrega ,el entusiasmo ,la certera dirección del maestro Rizzi-Brignoli y la admiración por el coro cantando con mascarilla sin que sufriera desmedro el sonido.En fin fue una fiesta de emociones.,el análisis mejor lo dejo en buenas manos de Gilberto Ponce que siempre lo hace en profundidad.Felicitaciones a todos los artistas,también a Patricio Melo por sus excelentes fotos.

Últimas Críticas

1
0
Me encantaría tu opinión, por favor comentax