KUROSHIO LA NUEVA APUESTA DEL BANCH.

KUROSHIO EL NUEVO ESTRENO DEL BANCH EN EL BAQUEDANO.

A partir de un fenómeno natural propio de las costas del Pacífico de Japón, cuyo nombre es “Kuroshio” (Corriente negra), los coreógrafos Claudia Vicuña y Mathieu Guilhaumon, quien además es el director de la Compañía, el BANCH realizó su nuevo estreno en el Teatro Baquedano.

La propuesta contó además con el soporte sonoro de Graciela Muñoz, la estupenda iluminación de Andrés Poirot y el vestuario de Carolina Vergara.

El impresionante inicio de Kuroshio, con un movimiento grupal casi imperceptible, foto Juan Pablo Garretón

Según explica uno de los coreógrafos, no pretenden representar la naturaleza, sino solo sería la inspiración para la puesta, donde los cuerpos de los bailarines solo evocan aquello que sugiere el nombre, Corriente negra, para ello el escenario es una especie de caja negra donde a veces se reflejan las siluetas de algunos bailarines, y en el resto solo se cuenta con la soberbia iluminación de Poirot, es en este espacio donde toda la compañía baila durante los casi cuarenta minutos que dura la obra.

Momento de Kuroshio. foto Juan Pablo Garretón

El vestuario de Carolina Vergara consiste solamente en mallas color neutro, para reflejar mejor la luz y tal vez aludir a la desnudez, claro eso sí, con calcetines?, también y sin duda las mallas permiten a los cuerpos sugerir el constante movimiento marino, razón que nos lleva a preguntarnos por aquellas poses estáticas grotescas (corales?) de algunos bailarines en ciertos momentos.

Otro momento de la coreografía. foto Juan Pablo Garrteón

El trabajo mostró con claridad la disciplina grupal, aunque sin que exista ninguna exigencia mayor, salvo el completo dominio del cuerpo, como en el impactante comienzo cuando todos están muy juntos a manera de una célula que empieza muy lenta y sutilmente a expandirse, con una delicadeza extraordinaria acompañado por el sonido de especie de pequeñas campanas, las que reaparecerán al final otorgándole a la coreografía un carácter circular, que cierra muy bien la obra.

Momento de Kuroshio. foto Juan Pablo Garretón

El trabajo colectivo tanto en copar el espacio como acotarlo nos pareció de gran factura, realizando con limpieza líneas paralelas y diagonales o bien círculos.

Pero a nuestro juicio resultan algo desconcertantes unas carreras que se repiten en varias oportunidades, sin que estas resulten un aporte positivo al desarrollo, así como algunos dúos o tríos que al desacoplarse del resto más bien distraen.

Otro momento de la coreografía. foto Juan Pablo Garretón

El flujo de las mareas está muy bien descrito en los movimientos corporales personales y colectivos de los bailarines, todo lo anterior con el apoyo de lo que consideramos fundamental, la iluminación, que a través de sus cambios le dan a la obra un valor mayor, pues crean instancias visuales de enorme atractivo.

En general una de las grandes fallas de muchos de los trabajos del BANCH ha sido la iluminación, quedando claramente demostrado ahora lo tremendamente importante que esta es, ya que se trata de una obra integral en la que si una parte no está a la altura, la totalidad se desmejora.

Otro momento de Kuroshio. foto Juan Pablo Garretón

Una nueva coreografía del BANCH, tal vez demasiado breve para ser programa completo, que demuestra los valores que tienen sus diez y seis integrantes, en el aporte y desarrollo a la danza contemporánea de nuestro país, que contó en su concepción con la colaboración de dos destacados coreógrafos, Claudia Vicuña y Mathieu Guilhaumon.

Gilberto Ponce (CCA)

0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Últimas Críticas

0
Me encantaría tu opinión, por favor comentax