ELENCO 3 DE ZORBA, FUNCIÓN NOTABLE EN TODO SENTIDO.

                  ELENCO 3 DE ZORBA EL GRIEGO; FUNCIÓN EN ESTADO DE GRACIA.

El Cuerpo de Baile en una escena colectiva de Zorba, a los costados el Coro. foto Juan Millán

Las artes escénicas han tenido siempre dinámicas propias, razón por la que muchos aficionados y entendidos saben que no existe una función igual a otra, ya que estas están mediadas por seres humanos, y los seres humanos somos personas cambiantes por las más diversas razones, y es así que esta norma se repite tanto para solistas o grupos, en las más diversas manifestaciones escénicas, sean estas conciertos, obras de teatro, ópera o ballet, por ello muchas veces se juzga en forma injusta una función en particular, porque esta pudo ser la más baja de una serie de ellas, como también en la otra cara de la medalla, bien puede ocurrir al revés.

Un caso diferente, es cuando en una obra se suceden un par o más elencos, como ocurre en la ópera o en el ballet, donde también los resultados pueden variar entre los elencos por diversas razones, entre ellas cuando actúan elencos menos fogueados.

El Ballet de Santiago, desde hace ya un tiempo, puede darse el lujo de contar en algunas de sus producciones, con tres elencos en los roles solistas, lo que permite que figuras emergentes puedan desarrollar sus talentos en el fatigoso y complejo camino a convertirse en primeras figuras.

Otra escena colectiva de Zorba. foto Juan Millán

Las consideraciones, están referidas a la penúltima función de “Zorba el griego”, la estupenda coreografía de Lorca Massine, donde figuras consagradas como Gustavo Echevarría, o Rodrigo Guzmán, que se estaba despidiendo de la Compañía, compartieron el escenario con tres notables bailarines emergentes.

Además debemos señalar que en esta función, no ocurrió ningún suceso, que pudiera afectar el ánimo de los bailarines, como ocurrió en el estreno, con la lamentable lesión de uno de los solistas principales, ahora estaban dadas las condiciones, para una función completamente normal, además con un Cuerpo de baile que ya había realizado varias funciones, razón por la que no extrañó la perfección de su desempeño, lo que tal vez influyó en el estupendo trabajo de las tres figuras emergentes, que en su suma dieron las condiciones como para realizar una función, como la que que tuvimos la fortuna de presenciar y que consideramos en “estado de gracia”, pues solistas, cuerpo de baile, orquesta, coro y la mezzosoprano Evelyn Ramírez, tuvieron un desempeño de la mayor excelencia.

Más de alguien podría encontrar excesiva esta afirmación, pero haremos las justificaciones pertinentes; en otras oportunidades nos correspondió ver a elencos 3, con talentosos bailarines, aún en pleno desarrollo, y ello fue notorio, pero en esta ocasión estuvieron al nivel de las primeras figuras.

Otra escena colectiva, en primer plano Zorba (Rodrigo Guzmán) foto Juan Millán

Ya analizamos el estupendo desempeño de Rodrigo Guzmán, que ha bailado desde su estreno hace años el papel de Zorba, quien ahora en su despedida de la Compañía bailó todas las funciones, en un rol que le calza a la perfección, logrando convertirse totalmente en el personaje. Los demás debutaban en sus papeles.

Demás está decir que el público ovacionó a Guzmán, no solo por este Zorba, también agradeciendo su trayectoria.

El Primer bailarín Gustavo Echevarría que bailó el rol de John. foto Patricio Cortés

Gustavo Echevarría quien ya es Primer bailarín, debutaba en el rol de John, el extranjero que llega y revoluciona al pueblo donde vive Zorba, él ha venido demostrando a lo largo de su carrera una gran versatilidad, logrando gran éxito tanto en roles clásicos como contemporáneos, desplegando una sólida técnica, y como además es muy buen actor, dio el perfil preciso de ese personaje que trata de convertirse en uno más del pueblo, particularmente después de enamorarse de Marina, sus solos en particular cuando trata de aprender los bailes del pueblo, o cuando consuela a Zorba después de la muerte de Hortense, no solo fueron técnicamente perfectos, también fueron emocionales, mientras que su dúo de amor con Marina, fue tan sensual como sutil, mientras que fue conmovedor en la escena de la muerte de Marina, posteriormente cuando entra en el espíritu del Sirtaki, la danza más tradicional del pueblo bailada con Zorba, logrando con ello transformarse en uno más del pueblo, su triunfo fue total, razones del porqué las ovaciones del público fueron más que merecidas, para su John en el que fue un ser humano lúdico, provocador o sensual.

* Gustavo Echevarría obtuvo el Premio de la Crítica 2023, como mejor bailarín.

La bailarina Mariselba Silva, quien asumió el rol de Marina. foto Patricio Cortés

Marina fue Mariselba Silva, la pretendida por Manolios, quien no obstante se enamora de John, pagando con su vida ese amor, fue tan aguerrida como firme al rechazar a Manolios, así como sensible con John, su dúo de amor fue de gran verosimilitud, tanto como su desesperación ante su inminente muerte a manos del pueblo, en su desempeño fue tan grácil como fuerte, haciendo gala de enorme técnica sin parecer en ningún momento  una figura emergente, por ello fue premiada con grandes ovaciones.

Matías Romero, quien asumió el rol de Manolios. foto Patricio Cortés

Matías Romero, otro bailarín que está dando que hablar, y que en un estreno anterior dio muestras de un gran histrionismo, asumió como Manolios uno de los líderes jóvenes del pueblo, ahora mostró además todas sus condiciones como bailarín, en un rol que exige prestancia, virtuosismo y un machismo extremo como actor, sus bailes encabezando al grupo fueron sólidos, mostrando una virilidad tan orgullosa como malsana. A pesar de lo ingrato de su personaje, el público reconoció el profesionalismo con ruidosas manifestaciones de aprobación.

Sonia Ossandón quien bailó como Madame Hortense. foto Patricio Cortés

Uno de los roles complejos de Zorba es el de Madame Hortense, pues ella es una prostituta anciana, que vive recordando un pasado esplendoroso, y su secreto amor por Zorba, como vemos, todo un desafío, representar una Hortense, lo más real posible sin estereotipos que pueden hacer ridículo el personaje, y creemos que Sonia Ossandón logró el perfil no solo adecuado, pues también fue extraordinariamente sensible, emocionando en algunas escenas, particularmente cuando Zorba, finge la boda con ella, tanto como en la escena de su muerte, en la que conmovió fuertemente, con justicia fue largamente ovacionada.

La Filarmónica y Coro dirigidos por Pedro Pablo Prudencio cumplieron un trabajo estupendo en sonido y musicalidad, al igual que la solista Evelyn Ramírez, los que junto al Ballet de Santiago, consiguieron una función de excepcional calidad, que enfervorizó a un público que batiendo palmas y algunos bailando, lograron que el final se repitiera en varias oportunidades, por lo que para finalizar, se optó por cerrar las cortinas y encender las luces del teatro.

El Cuerpo de baile en uno de los tantos saludos del final. foto Juan Millán

Gilberto Ponce (CCA)

0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Últimas Críticas

0
Me encantaría tu opinión, por favor comentax