ROMÁNTICOS EN LA FILARMÓNICA.

             PROGRAMA ROMÁNTICO EN LA FILARMÓNICA.

Bajo la dirección de Roberto Rizzi-Brignoli, la Orquesta Filarmónica de Santiago ofreció como parte de su Temporada 2022 un programa dedicado al repertorio romántico, evento que permitió a su director mostrar su acercamiento certero a este tipo de programa.

Del mismo modo, al ser este concierto solo para orquesta, permitió al conjunto dar cuenta de muchos de los valores que la distinguen, entre otros; la fortaleza y musicalidad de sus familias instrumentales, así como la categoría de aquellos músicos a los que les cabe fragmentos a solo, tanto como del profesionalismo de cada instrumentista, pero por sobre todo la musicalidad, belleza sonora y estupenda afinación del conjunto.

Sin temor a equivocarnos, podemos afirmar, que el público gozó cada una de las obras, al premiar con entusiastas y largos aplausos el total del programa.

La Obertura de la ópera “El cazador furtivo” de Carl Maria von Weber, que dio inicio al programa, ya mostró la solidez del conjunto, pues no se trata de una pieza menor, ya que a la manera wagneriana, nos muestra parte del material que se escuchará posteriormente, el que nos conduce al mundo mágico y misterioso, a la vez que popular que impregna la obra, representando tan bien el espíritu de lo romántico alemán. Ya desde la sombría y sugerente introducción, tanto como en su desarrollo percibimos los contrastes que marcan el mundo real y el fantástico, para culminar posteriormente en su jubiloso final, que consiguió los primeros grandes aplausos de la noche. Rizzi-Brignoli acertó plenamente al espíritu de esta obertura.

          Roberto Rizzi-Brignoli dirigiendo a la Filarmónica. foto Patricio Melo

Seguidamente se pudo escuchar una muy buena versión de la Sinfonía Nº 4 en La mayor de Félix Mendelssohn, inspirada en las impresiones provocadas al autor, luego de una visita a Italia, obra que no pretende describir cuestiones concretas, como paisajes o acciones, más bien se trata de una captura del carácter de los habitantes de la península, razón por la que la obra se la conoce como; “la italiana”.

En forma vibrante, casi exultante en carácter fue su inicio, para luego en su desarrollo encontrar algunas alusiones descriptivas, logradas mediante precisos contrastes dinámicos, no obstante en las finísimas filigranas, frecuentes en las obras de Mendelssohn, se pudo observar leves desajuste, que no empañaron el resultado final.

Tal vez el mayor logro de la versión, lo encontramos en el sereno y casi misterioso segundo movimiento, en el que se estaría aludiendo a una procesión religiosa, aquí la batuta consiguió magia en la sutiles sugerencias, en ese ostinato de las cuerdas que se oponen al canto de las maderas.

En el tercero, destacó el fraseo de las secciones iniciales y conclusivas, mientras que en el “trío”, el diálogo de los cornos y las cuerdas, que dio paso a la brillante conclusión.

El “saltarello”, que exige gran virtuosismo de los músicos, fue resuelto brillantemente, mencionaremos los diálogos y fraseos instrumentales de enorme precisión y carácter. La ovación del público respondió a las virtudes de la versión.

  El director y parte de la orquesta en otro momento del concierto. foto Patricio Melo

Se dice que a Johannes Brahms le costó bastante iniciar la composición de su Primera sinfonía en Do menor; la razón, Brahms decía que para hacerlo debía superar el trabajo de Beethoven con su sinfonía coral, tanta era su admiración, que lo haría solo cuando encontrara algo que no fuera copia, sino que continuara el camino abierto por el genio de Bonn.

En verdad, cuando se estrenó la obra, Brahms demostró que si era un continuador del legado beethoveniano, al parecer sus contemporáneos pensaron lo mismo, razón por la que la sinfonía fue recibida con admiración; creemos que en esta ocasión la dirección de Roberto Rizzi-Brignoli, acertó plenamente en el carácter y enfoque de la partitura, si consideramos el profundo sentido romántico que impuso a su versión, pues tanto lo poderoso como lo sutil dialogaron permanentemente en la interpretación.

Ya desde la poderosa y solemne introducción del primer movimiento, acentuada por la musicalidad de le estupenda timbalista, quedó claro el destino de la versión del talentoso director italiano, donde primó una acentuación del carácter de tintes graves, incluso en el desarrollo marcado en el “allegro”, donde percibimos inteligentes fraseos en los diversos diálogos que lo componen, logrando un continuo coherente en el carácter que le imprimió. En este logro cada uno de los integrantes de la Filarmónica evidenció una entrega ejemplar.

El Andante sostenuto, que sigue destacó por la musicalidad a ratos íntima que logró la orquesta, con un notable desempeño del oboe, que da inicio a una espléndida participación de las maderas en su juego de fraseos con las cuerdas, que mostraron bellísimo sonido. No podemos dejar de mencionar el sonido musical del corno solista.

             Otro momento de Románticos Filarmónicos. foto Patricio Melo

El tercer movimiento “Un poco allegretto e grazioso”, mostró un alto rendimiento de las maderas, así como estupendas progresiones dinámicas y expresivas en el desarrollo, envueltas en un hermoso sonido de todo el conjunto.

El cuarto que transcurre en diversos caracteres, que responden a “Adagio; piú andante; allegro non troppo; piú allegro”, fue sin duda un logro absoluto, desde la introducción hasta los pizzicato de las cuerdas que conducen al tutti, todo en una progresión dramática que concluye en esa paz del solo de trombón, con el eco de las maderas antes del bellísimo andante, luego vino la nobleza del emblemático canto de las cuerdas, que calificamos de exquisito, para finalizar con la apoteosis de la sección final, en la que cada músico puso lo mejor de sí, para conseguir un resultado que enardeció a los asistentes, que no se cansaban de aplaudir la magnífica versión de la Filarmónica dirigida por Roberto Rizzi-Brignoli.

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *