ESTRENO DE LA CASA DE LOS ESPÍRITUS.

BALLET DE SANTIAGO “LA CASA DE LOS ESPÍRITUS”.

En el marco de la celebración de los sesenta años del Ballet de Santiago, que dirige la maestra Marcia Haydée, se llevo a efecto el estreno mundial de “La casa de los Espíritus”, inspirado en la novela homónima de Isabel Allende, coreografía creada por Eduardo Yedro con música de José Luis Domínguez

Por ello es que, felicitamos a todos aquellos que de una u otra forma contribuyeron a concebir un proyecto de esta naturaleza, pues tiene un valor muy significativo, no solo para la danza, pues a su vez se convierte en un aporte mayor a la cultura de nuestro país

Esteban Trueba (Cristopher Montenegro) rodeado de visiones. foto Patricio Melo

Sin duda fue un proyecto ambicioso, porque tratar de resumir, para ser llevado a la danza, una de las novelas más exitosas de la literatura latinoamericana, es algo de envergadura, razón por la que creemos que a pesar de sus logros, quedaron en evidencia las dificultades para llevarlo a cabo.

Y una de las flaquezas es que no logró un hilo conductor que pudiera unir los eventos de esta esta zaga, que involucra a tres familias a través de varias generaciones, por ello es que la adaptación de Verónica González y Pamela Figueroa, solo se queda en la superficie de los eventos, creando más bien un gran fresco coreográfico, donde destacan, solo en cierta forma, cinco de la gran cantidad de personajes de la historia, que logran características más definidas. Sin duda el rol de Esteban Trueba, y eje de la historia es el que resulta mejor caracterizado, algo similar pero en menor medida ocurre con Clara, Blanca y Alba, tanto como con Esteban García o con Férula.

Rosa (Camila Aranda) antes de beber la copa que la llevará a la muerte. foto Patricio Melo

En los demás la coreografía no los perfila claramente, aunque debemos reconocer que la enorme cantidad de personajes, torna demasiado compleja su solución.

No obstante lo anterior, es necesario destacar el trabajo de Yedro en varios de los dúos, en los que trató con sutileza la sexualidad, incluida una violación, tanto como el tratamiento de los pequeños grupos; las escenas colectivas las encontramos irregulares y un tanto reiterativas, la de la celebración del triunfo de la Unidad Popular careció de fuerza, mientras que, en contrario fue muy impactante la de los fusilamientos durante la dictadura, donde para acentuar lo desvalidos que estos se encontraban, se desprenden de su ropa antes de su muerte. Curiosamente esta es la única escena de las diez que comprende el trabajo, que no tiene música.

Esteba Trueba (Cristopher Montenegro) y Clara (Romina Contreras) foto Patrico Melo

Jorge Gallardo fue encargado de la escenografía y el vestuario, su trabajo que privilegia la oscuridad, jugó con simbolismos, como una enorme cala que sube o baja, al igual que una roca, cuyo significado es más hermético, la iluminación de Ricardo Castro aporta algunas de las atmósferas. El vestuario del mismo Gallardo, es bastante plano pues solo para algunos personajes muestra suficientes contrastes.

En todo caso nos pareció que tanto en la escenografía como en el vestuario, es poco nítido el paso del tiempo, no olvidemos que la historia ocurre en varias generaciones.

Esteban Trueba (Cristopher Montenegro) y Pancha (Chizuru Ota) foto Patricio Melo

José Luis Domínguez compuso la partitura, para una contundente orquesta, recordemos el particular gusto del compositor por los tutti de bronces con percusión, si bien reconocemos un prolijo trabajo en orquestación, pensamos que el total no tiene una progresión que avance desde el prólogo hasta la última escena; la partitura es un trabajo que alude a varios estilos, agregando citas a varios compositores, en un eclecticismo que en muchos momentos recuerda los finales de la música para el cine.

Esteban Trueba (Cristopher Montenegro), Clara (Romina Contreras) y Férula (Andreza Randisek). foto Patricio Melo

Nos pareció de gran valor e interés la música del prólogo, con esa introducción de las maderas, agregándose paulatinamente el resto de la orquesta. En el resto del ballet y en más de alguna escena tuvimos la impresión, que compositor y coreógrafo no trabajaron en conjunto por el divorcio de carácter entre la danza y música. En contrario, otras resultaron un logro completo.

La Orquesta Filarmónica de Santiago, respondió con gran nivel a todos los requerimientos de la batuta de Domínguez.

Transito (Mariselva Silva). foto Patricio Melo

Sin la menor duda, el gran triunfador fue el Ballet de Santiago, por su derroche de entrega y profesionalismo, en el que incorporaron toda su vasta experiencia y técnica tanto en las escenas colectivas, como en los solos.

Pero seríamos injustos al no destacar a quienes nos pareció descollaron en su desempeño, y el primero de ellos es Cristopher Montenegro, quien como Esteban Trueba, mostró con largueza todos sus enormes avances técnicos, agregando una proyección actoral que le asegura su entrada entre las primeras figuras de compañía, su presencia casi permanente en escena le permitió hacer un desarrollo de los perfiles sicológicos de su personaje.

Esteban García (Rodrigo Guzmán) tortura a Alba (Katherine Rodríguez). foto Patrico Melo

Asimismo brillaron con su baile y técnica; Romina Contreras como Clara, Lorena Borja en el rol de Blanca y Katherine Rodríguez como Alba, también lo hizo Andreza Randisek en el papel de Férula. Rodrigo Guzmán le entregó toda la maldad a su personaje Esteban García, mientras que toda la casi grosera sensualidad de la prostituta Transito Soto, fue estupendamente desarrollada por Mariselva Silva.

La lista se podría engrosar con aquellos roles más breves, que dieron cuenta del alto nivel en que se encuentra el Ballet de Santiago, que dirige la Maestra Marcia Haydée.

Celebración del triunfo de la Unidad Popular. foto Patricio Melo

Un estreno mundial que con sus luces y algunas sombras, enriquece el repertorio de la danza en nuestro país, trabajo basado en una de las novelas más emblemáticas de Latinoamérica.

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a ESTRENO DE LA CASA DE LOS ESPÍRITUS.

  1. Elisa Álvarez dijo:

    Estoy plenamente de acuerdo con destacar el desempeño de los bailarines del ballet ,tanto secundarios como solistas y especialmente los roles protagonicos,Christopher Montenegro y Romina Contreras,para mi ,que leí la novela hace muchísimos años,no entendí mucho de la historia,como sería ,me pregunto para alguien que no tuviera antecedentes de ella?.Si se quiere representar pinceladas de una historia o de una época,está bien,pero adaptación o basarse en una novela tan extensa no me pareció para nada logrado,la música,fue lo que menos me agradó,pues es una mezcla de estilos con clímax repetidos seguidos de trozos dulzones y empalagosos para algunos de los dúos,cuya coreografía para mi fue lo mejor logrado.Está bien que se hagan obras chilenas,pero no habrá una forma diferente de elegir música,que no sea por encargo,,un concurso por ejemplo?El ballet de Santiago hace tiempo que está a un gran nivel y la coreografía que le pidan ejecutar la van a realizar en excelente forma.Muy ambiciosa la supuesta adaptación de la novela al ballet y para mi algo frustrada.Felicito una vez más al ballet de Santiago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *