BALLET DE SANTIAGO BRILLANTE FIERECILLA DOMADA

LA FIERECILLA DOMADA POR EL BALLET DE SANTIAGO.

Al finalizar la primera función del ballet la Fierecilla Domada, el público que aplaudía con fervoroso entusiasmo la función y el desempeño del Ballet de Santiago, se rindió en ovaciones ante la aparición de Marcia Haydée su directora, para quien el coreógrafo John Cranko creó en 1969 el rol protagónico de este exitoso ballet, ovación a la que se agregó en pleno toda la compañía.

Cuerpo de Baile. foto Edison Araya

La Fierecilla Domada es una coreografía chispeante, que cuenta muy bien la síntesis que Cranko realizara para comedia de Shakespeare, que no solo requiere de muy buenos bailarines, ya que además deben ser muy buenos actores y comediantes, algo que la compañía sin duda tiene, su amplio repertorio da cuenta de ello.

Los pretendientes de Bianca, Hortensio (Gustavo Echevarría), Lucencio (Cristopher Montenegro) y Gremio (Simón Hidalgo) cantando una serenata a Bianca. foto Edison Araya

El marco donde se desarrolla la historia, lo ofrecen la funcional y hermosa escenografía creada junto al vestuario por Elizabeth Dalton, que cuentan con el apoyo de la perfecta iluminación de Ricardo Castro. La música corresponde a arreglos sobre obras de Domenico Scarlatti, realizado por Kurt-Heinz Stolze, arreglos que en un pensamiento irreverente, creemos que no siempre están a la altura de la coreografía, por su falta de claras progresiones y tensiones.

El gran Baile durante el matrimonio de Katharina y Petrucchio. foto Edison Araya

No obstante lo anterior, creemos que el acompañamiento de la Orquesta Filarmónica de Santiago, que dirigió Pedro Pablo Prudencio fue de notable calidad, destacando sin duda alguna las mejores partes de los arreglos de Stolze, y cubriendo algunos de sus ripios.

La coreografía de Cranko observa rigurosamente los contrastes en cuanto a solos, pas de deux, pequeños y grandes conjuntos, este factor le otorga a la Fierecilla un notable equilibrio en cuanto a la forma. Incluso hasta se permite un guiño a la “Danza de los caballeros de Romeo y Julieta” ballet que había estrenado en 1962.

Petrucchio (Rodrigo Guzmán) y Katharina (Andreza Randisek) en sus primeros       desencuentros, luego de conocerse. foto Edison Araya

Una vez más el cuerpo de baile mostró su solidez, de notable presencia escénica y en una clara demostración de su rigurosa preparación.

Solo pudimos apreciar el desempeño del primer elenco, algo que nos parece injusto, pues no podemos apreciar el trabajo de las otras figuras principales o elementos emergentes de la Compañía, hecha esta apreciación analizaremos el gran desempeño de los principales bailarines.

Andreza Randisek, Primera Bailarina Estrella, fue una estupenda Katharina, asumiendo con todo el rigor de su técnica, haciéndolo primero más cercana al teatro danzado con algo de pantomima, en una clara representación de la iracundia que la aquejaba, para luego ir transformándose en la mujer sensible, que llevaba muy escondida dentro de sí, los tres pas de deux con Petrucchio, mostraron muy bien la evolución del personaje, que culmina en la más perfecta sensible femineidad.

Katharina (Andreza Randisek) y Petrucchio (Rodrigo Guzmán) cuando ella ya comienza ceder. foto Edison Araya

Rodrigo Guzmán otro de Bailarines Estrella de la Compañía fue Petrucchio, respondiendo ampliamente a sus pergaminos, bien se sabe lo buen comediante que es, en esta ocasión desplegó toda su mejor técnica, en los gimnásticos movimientos que le corresponde realizar cuando conoce y decide conquistar a Katharina, transformándose luego en romántico personaje cuando la conquista finalmente, el último pas de deux entre ambos, fue una exquisitez de danza.

Petrucchio (Rodrigo Guzmán) en la fiesta. foto Edison Araya

Bianca la hermana menor de Katharina, lo bailó espléndidamente Romina Contreras, con toda la “inocencia” al responder al cortejo de sus tres pretendientes, pero con la astucia para quedarse con quien ella prefiere, toda su gracilidad y presencia escénica la debe desarrollar con sus tres enamorados, a veces en dúo y otras con los tres, sorprendiendo una vez más con su trabajo.

Bianca (Romina Contreras) foto Edison Araya

Los tres enamorados, Cristopher Montenegro como Lucencio; Simón Hidalgo como Gremio y Gustavo Echevarría como Hortensio, no solo desplegaron técnica, también perfilaron estupendamente sus personajes, Montenegro como el estudiante caprichoso que conquistará a Bianca, Hidalgo creó un gracioso viejo libertino, mientras que Echevarría perfiló al presumido Hortensio.

Hortensio (Gustavo Echevarría) y Bianca (Romina Contreras), atras Lucencio Cristopher Montenegro) foto Edison Araya

Las Taberneras damas de “vida alegre”, fueron muy bien diseñadas y bailadas por Elizabeth Espinoza y Deborah Oribe, primero como simples y a la vez interesadas Taberneras, para luego disfrazarse para parecerse a Bianca y así conquistar y casarse con Gremio y Hortencio. Bautista el padre de Katharina y Bianca fue bailado por Miroslav Pejic con su reconocida solvencia.

Gremio (Simón Hidalgo) perseguido por una de las Taberneras. foto Edison Araya

El público acogió la propuesta con enorme interés, sonriendo muchas veces y en otras riendo francamente, con la serie de enredos y sorpresas que aparecen en el desarrollo de esta Fierecilla Domada, que demostró una vez más el alto nivel profesional del Ballet de Santiago que dirige Marcia Haydée.

Por fin Katharina (Andreza Randisek) se deja conquistar y seducir por Petrucchio (Rodrigo Guzmán). foto Edison Araya

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a BALLET DE SANTIAGO BRILLANTE FIERECILLA DOMADA

  1. Elisa Álvarez dijo:

    No tengo mucho que agregar a la crítica tan bien escrita y al análisis tan minucioso de la obra.También asistí al estreno y fue realmente una fiesta de simpatía,belleza y excelencia en el cometido de la compañía,tanto en el baile como en la actuación.Quisiera agregar un recuerdo,para mi importante.Tuve la suerte hace muchos años de ver bailar este ballet,siendo Katharina la mismísima Marcia Haydee y Petruccio Richard Cragun con la Compañía de ballet de Stuttgart y a pesar de tiempo transcurrido todavía tengo en la memoria muchas escenas .Y ahora que tengamos en Chile a Marcia Haydee como directora de la Compañía de ballet del Municipal es un honor y un orgullo para nosotros que ella nos haya preferido como país para trabajar aquí por tanto tiempo y ha llevado a la Compañía a un muy alto nivel.Que siga así por mucho tiempo más.

  2. Totalmente de acuerdo conque Marcia Haydée ha sido un pilar fundamental en el hecho qe el Ballet de Santiago haya llegado a ser considerado como uno de los mejores de América.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *