BARBERO DE SEVILLA INTERNACIONAL.

MUY BUEN BARBERO DE SEVILLA INTERNACIONAL.

Nos correspondió presenciar la segunda función de la versión Internacional del Barbero de Sevilla de Gioacchino Rossini en el Municipal de Santiago, función que dio cuenta como una producción del 2013, y del mismo Municipal de Santiago, mantiene su vigencia encantando por su modernidad, en una sólida pertinencia al estilo, además, se pudo escuchar en general a un muy buen nivel de cantantes.

Fígaro (Rodion Pogossov) al inicio de la ópera. foto Edison Araya

Simple en su transparencia y movilidad es la escenografía de Giorgio Richelli, donde se desarrolla la régie de Favio Sparvoli que es sugerente, ágil y con aspectos de fina comicidad, lo visual se complementa con el inteligente vestuario de Simona Morresi.

Creemos que la iluminación del experimentado José Luis Fiorruccio, pecó un poco de exceso de oscuridad, si consideramos que estamos frente a una ópera, que en sí es luminosa en su trama llena de enredos, por ello algunas escenas que incluyen comparsas, estas pasaron más bien desapercibidas.

El Conde Almaviva (Levy Sekgapane), Fiorello de sombrero de copa (Javier Weibel) y los músicos de la Serenata. foto Edison Araya

Mantiene intacta su belleza y plasticidad la escena de la tormenta, con ese “ballet” de paraguas y comparsas que además de moverse suben y bajan, también el efecto en las escena donde aparece por primera vez Fígaro, donde las comparsas complementan el texto de Fígaro, en el resto de la ópera su trabajo es estupendo, lamentando que en el aria de la Calumnia, por su oscuridad comparsas se aprecien poco, destaquemos que sus movimientos son siempre cercanos a una coreografía.

Escena de la tormenta. foto Edison Araya

La dirección musical fue de un experimentado, el español José Miguel Pérez-Sierra que desde una obertura llena de detalles, manejó todo tipo de contrastes en el resto de la ópera, con unos pianissimo muy hermosos y musicales, pero tal vez algunos fueron demasiado, pues en breves instantes al parecer los cantantes no escuchaban bien, razón por la que tuvieron algunas dudas de afinación.

Señalaremos que la velocidad impresa en algunos concertato de solistas y con el coro, hubo más de algún compás levemente desajustado, pero esto no resta mérito a su notable trabajo. El Coro del Municipal de Santiago (Jorge Klastornick), en sus voces masculinas tuvo su habitual estupendo desempeño.

Final del Primer Acto. de izq. a der. Don Basilio (Pavel Chervinsky), Berta (Jeanette Fischer) Don Bartolo (José Fardilha) Fígaro (Rodion Pogossov), Rossina (Victoria Yarovaya),  El Conde disfrazado de soldado (Levy Sekgapane) y la Fuerza Pública (Coro) foto Edison Araya

Fígaro lo asumió en gran forma Rodion Pogossov, este barítono tiene además de una hermosa voz, todas las condiciones actorales para el rol, su naturalidad de movimientos no solo convence, divierte ya sea solo o en dúos y concertatos, la ovación que recibió fue merecidísima.

Conde (Levy Sekgapane) y Rossina (Victoria Yarovaya), cuando disfrazado de profesor de música le da una clase. foto Edison Araya

El tenor Levi Sekgapane fue un débil Conde de Almaviva, tiene un timbre de voz bastante extraño, el que cambia constantemente de color, no obstante a pesar de su escaso volumen, realiza las coloraturas muy bien, lo que es recibido con furor por los aficionados al bel canto; asimismo debemos señalar que para una ópera de estas características, a su actuación le falta prestancia y naturalidad, es muy débil en este aspecto.

Bartolo (José Fardilha), Rossina (Victoria Yarovaya) y el Conde (Leviy Sekgapane) mientras ella canta “La inútil precaución). foto Edison Araya

Victoria Yarovaya fue una estupenda Rossina, de voz generosa, amplio registro, con hermosas coloraturas, asumió actoralmente con prestancia su Rossina, que fue desde la ingenua hasta la mujer firme que no soporta someterse a su tutor, pasando por la simpáticamente astuta para conseguir sus fines.

Figaro (Rodion Pogossov) en su aria Largo al factotum. foto Edison Araya

Simplemente genial estuvo Don Bartolo estupendamente cantado y actuado por José Fardilha, su personaje llena el escenario, su endemoniada aria donde reprende a Rossina fue espectacular, tanto por su canto y debido a que es un excelente comediante.

Bastante débil estuvo Pavel Chervinsky el bajo que cantó como Don Basilio, a su voz muy pequeña, se agrega una actuación bastante elemental, su famosa aria La Calumnia pasó sin pena ni gloria, cuando es una de las más importantes de la ópera.

Don Bartolo (José Fardilha) acosado por el texto de La Calumnia. foto Edison Araya

Muy bien estuvo Jeanette Fischer, quien desplegó su hermosa voz en su única aria, demostrando ser además buena actriz.

Javier Weibel quien asumió como Fiorello, demostró una vez más todas sus condiciones vocales y como actor.

Una función que hizo olvidar algunos tragos amargos de la Temporada 2018.

Concertato final con todos los personajes en escena, Fiorello, Capitán de la Guardia, Berta, El Conde de Almaviva, Rossina, atrás Fígaro, Don Bartolo y Don Basilio. foto Edison Araya

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *