MIRÓ QUARTET Y ANDRÉS DÍAZ.

VIAJE A LA EXCELENCIA.

En la Temporada Internacional de Conciertos Fernando Rosas, de la Fundación Beethoven, tuvimos la ocasión de gozar de verdadero festín de calidad, al escuchar al Miró Quartet, formado por Daniel Ching y William Fedkenheuer, violines, John Largess, viola y Joshua Gindele en violoncello, al que se agregó en dos de las obras presentadas, el chelista chileno residente en Norteamérica, Andrés Díaz.

Miró Quartet. foto emelin

Miró Quartet. foto emelin

De esta presentación, solo cabe alabar su exquisita musicalidad, en medio del más estricto estilo, hablar de aspectos técnicos es inoficioso, ellos están más allá de la técnica.

El programa, les permitió mostrar su versatilidad en cuanto a estilo, con conceptos maduros, que les hace tocar con la más completa certeza y verdad de los autores que enfrentan.

Luigi Boccherini. foto viografiasyvidas

Luigi Boccherini. foto biografiasyvidas

Comenzaron con el hermoso, a la vez que descriptivo Quinteto para cuerdas Nº 6 de Luigi Boccherini, llamado “Música Nocturna de las Calles de Madrid”, obra de extrema originalidad, producto de la influencia, recibida por su autor durante su residencia en España, que les permitió adentrarse, no solo en la gracia hispana, como en el fandango, también en lo elegante y casi sensual, a través de articulaciones y fraseos certeros, con sorprendentes diálogos entre algunos instrumentos, mientras otros acompañaban con delicados o incisivos pizzicato.

Alberto Ginastera. fot teatrocolon

Alberto Ginastera. fot teatrocolon

En seguida, se adentraron en otro tipo de acercamiento a lo popular, por lo danzístico, pero en un lenguaje contemporáneo, estamos hablando del Cuarteto de Cuerdas Nº 1, Op. 20 de Alberto Ginastera, obra en la que su autor, no elude para nada, la influencia que recibió gran parte de su obra del folclor argentino.

En el mostraron un peso sonoro contundente, con notable uso del balance sonoro, cuando mezclaban ostinatto con melodías eje, del mismo modo, contrastes dinámicos, les mostraron tanto sutiles, como brillantes; que decir del virtuosismo extremo del segundo movimiento, con sus complejos ritmos.

De atrayente aridez, fue el tercero en su polifonía desolada y casi atmosférica; el cuarto nos conduce a la ferocidad del malambo, danza muy recurrida por Ginastera, permitiéndoles mostrar toda su excelencia como intérpretes; una vez más el publico les ovacionó sin reservas.

Miró Quartet. foto wvxu

Miró Quartet. foto wvxu

Pero aún quedaba el final, con una de las que consideramos, de las más hermosas obras jamás escritas, donde su autor muestra, en forma casi impúdica, la intimidad de la a veces desolada vida, que le tocó vivir.

El Quinteto de Cuerdas en Do mayor, D. 956 de Franz Schubert, fue en esta versión una verdadera experiencia estética, tanto que mantuvieron al público en vilo, en particular en el indescriptiblemente hermoso Adagio, que es el tipo de obras, que uno desearía no terminara jamás, aún más en esta versión.

Franz Schubert. foto esmedici

Franz Schubert. foto esmedici

La solemne introducción, nos condujo al poderoso desarrollo del primer movimiento, de notable expresividad.

En el Adagio, de una belleza profunda y dolorosa, se entregaron sutilmente los temas, con el sustento de los contrasujetos, que aumentaban las tensión expresiva, cuesta describir lo sensible del diálogo entre el pizzicato de chelo, y las melodías del resto.

La sección central, fue tempestuosamente expresiva, para llegar a le reexposición del primer tema, con un pianissimo indescriptible, por hermoso y sensible.

El último, que transita de lo oscuro a lo popular, en una sucesión de sentimientos, que no dan tregua, dio cuenta del porqué este conjunto, ha alcanzado el lugar en que se encuentra; estudio, constancia, adentrarse en los compositores y su tiempo, para luego aplicar todo el talento y musicalidad que poseen.

Sin duda, las ovaciones recibidas, fueron un tributo a la excelencia.

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *