KONSTANTIN CHUDOVSKY Y LA FILARMÓNICA.

BRILLANTE APERTURA FILARMÓNICA.

Konstatin Chudovsky, el director ruso, que el año pasado asombrara, con la dirección de la ópera Boris Godunov, volvió al Teatro Municipal, para dirigir los dos primeros conciertos de la Temporada 2012.

En este concierto inaugural, reemplazó al director original, asumiendo el compromiso, en un plazo de menos de dos semanas; el incidente permitió aquilatar, una vez más, su enorme talento y poderosa personalidad.

Konstantin Chudovsky. foto newswire

No es fácil, enfrentar un programa nuevo -con el éxito logrado por Chudovsky-, en tan corto tiempo, no obstante, al parecer el joven director, está para desafíos mayores.

El programa se caracterizó, por el hermoso y sólido sonido de la Orquesta Filarmónica de Santiago, junto a un excepcional desempeño de los instrumentistas a solo, lográndose una espléndida sintonía, entre director y músicos.

Pulcra, fina, con detalles propios de una filigrana, fue la versión de las hermosas “Danzas de Galanta” de Zoltán Kodály, mencionaremos la pulcritud de fraseos y  articulaciones, así como el cuidadoso balance instrumental, que resaltó contrastes y progresiones.

Zoltán Kodály. foto biografiasyvidas

La elegancia de la versión, no descuidó los aspectos populares, que representan un desafío, debido a los quiebres rítmicos, que caracterizan algunas de las danzas; en este aspecto  Chudovsky triunfó ampliamente.

Christopher Rouse. foto bruceduffie

Luego se escuchó, el Concierto para Flauta y Orquesta, del compositor contemporáneo estadounidense Christopher Rouse, en el participó como solista, la hermosa y excelente instrumentista Prema Kesselman, quien además es solista de la Filarmónica.

El concierto, posee un lenguaje ecléctico, y está envuelto en halo de cierta melancolía, que le otorga gran atractivo, es bastante exigente con el solista, y equilibra muy bien los diálogos flauta- orquesta.

El carácter elegíaco, que da inicio a la obra, que se asimila a una meditación semi divagatoria, sustentada en una base armónica de las cuerdas,  sirve también para darle conclusión al concierto, completando un arco expresivo que le otorga equilibrio y un carácter cíclico.

Prema, que se encuentra más allá de la técnica, ofreció una estupenda versión, de sólidos fraseos y articulaciones, manejando  contrastes dinámicos y expresivos a la perfección, pero esta excelencia, no habría sido tal, de no contar, con el genial acompañamiento de Chudovsky, dando la impresión, que la obra la habían interpretado juntos, muchas veces.

Prema Kesselman. foto swissglobal

Este aspecto, no es menor, debido a que muchas veces el discurso, es rapsódico y libre.

El tercer movimiento, que tiene carácter programático, destacó, por el musical diálogo de las maderas con la solista, manteniendo siempre el ambiente desolado.

El virtuosismo, que antecede al final, fue el medio, para mostrar una vez más las excelencias de Prema Kesselman; por supuesto, el público ovacionó la versión de la ilustre solista y la Filarmónica.

Retrato de Manuel de Falla. foto kalipedia

El concierto finalizó, con una energética versión de “El sombrero de tres picos” el ballet de Manuel de Falla, para cuyo estreno se contó con los diseños escenográficos y de vestuario de Pablo Picasso.

Diseña de vestuario de Picasso. foto espaaescultura

Chudovsky obtuvo de la orquesta, una espléndida sonoridad, consiguiendo de cada instrumentista, timbres, colores, contrastes y sobre todo, carácter.

Diseño escenográfico de Picasso. foto danzaballet

El goce mostrado por el director, se transmitió a la orquesta, que respondió a cada una de sus exigencias, de  forma estupenda.

La versión, que al parecer Chudovsky la piensa a la manera sinfónica, y no como ballet, le hacen tomar algunos de los tempi, más rápidos de lo acostumbrado, no obstante, al mismo tiempo, la versión es cuidadosamente pulcra y brillante, por ello termina cautivando al público, que ovacionó a los intérpretes al finalizar.

Danza final en la versión del ballet. foto ameneyroeducacion

Un reencuentro afortunado, de este joven y gran director, con la Orquesta Filarmónica de Santiago, y del que pensamos, tiene todos los atributos, como para ocupar, el cargo de director titular, en razón del alejamiento del cargo que hará Rani Calderon, al fines del presente año.

Gilberto Ponce (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *