MARCIA HAYDÉE REGALA SU CENICIENTA.

MÁGICA CENICIENTA DE MARCIA HAYDÉE Y EL BALLET DE SANTIAGO.

El notable trabajo de Marcia Haydée como directora del Ballet de Santiago, será recordado no solo por el hecho de haber llevado a la Compañía, a ser considerada tal vez como la mejor de América Latina, también lo será por las coreografías que ha creado para ella.

Esta Cenicienta se convirtió en otro de sus éxitos mayúsculos, en un trabajo sólido que apunta directamente a la historia, sintetizándolo en duración suprimiendo algunos divertissement, que según la maestra, alargan en exceso la obra.

Grupo de Elfos. foto Edison Araya

Introduce asimismo otros elementos, como convertir a la Madrastra en hermosa a la vez que malvada, y por supuesto bailada por una mujer, al igual a las Hermanastras las convierte en cómicamente malas, esquivando la costumbre que sean varones quienes las representen; el Hada Madrina se convierte ahora en Hada del Destino, adquiriendo un gran protagonismo al conducir el amor entre el Príncipe y Cenicienta, incorpora además un grupo de Elfos habitantes de un mundo paralelo y mágico.

La idea de Haydée fue magníficamente realizada en escenografía y vestuario, por uno de los mejores profesionales de nuestro país, nos referimos a Pablo Núñez, quien una vez más dio cuenta de toda su creatividad y buen gusto, al desarrollar los mundos paralelos en que se mueve la historia, primero el de la casa de Cenicienta, y el del mundo de los Elfos, además de esa mezcla que plantea en el palacio del Príncipe, una escenografía que en varios momentos causó exclamaciones de admiración del público.

El Príncipe (Rodrigo Guzmán) y Cenicienta (Natalia Berríos) en el baile junto a invitados. foto Edison Araya

Algo similar ocurre con el vestuario, de solistas y conjunto, con una genial vestimenta para la Madrastra, o en la sutileza del asignado al Hada del Destino y sus asistentes, el elegante vestuario del Príncipe y el de sus amigos, así como en los invitados al baile, smoking en varones y gradaciones en gris para los hermosos vestidos de las mujeres. Consideramos perfecta la iluminación de Ricardo Castro al crear los diversos ambientes tanto en escenas brillantes como en aquellas más íntimas.

La Orquesta Filarmónica de Santiago fue dirigida por Pedro Pablo Prudencio, quien con gesto claro y musical condujo la nada fácil partitura de Sergei Prokofiev, manteniendo siempre su bello sonido -que ya se ha convertido en su marca registrada-, sus precisos contrastes, limpios fraseos y articulaciones, no en vano el público ovacionó tanto a Prudencio como a la orquesta al final de la función.

Cenicienta (Natalia Berríos), Marqué de La Grotte (Agustín Cañulef), La Madrastra (Andreza Randisek), el Padre (Miroslav Pejic) e invitados, el Príncipe (Rodrigo Guzmán) en primer plano. foto Edison Araya

El cuerpo de baile mostró una disciplina ejemplar, muchos de ellos desdoblándose como elfos y como invitados al baile, certeros en copar los espacios y sutileza en sus movimientos, debemos aclarar que ellos también son expresivos en actuación.

Natalia Berríos fue en todo aspecto una estupenda protagonista, su manejo corporal, su movimiento de brazos y la gracia que aporta en solos, o en el notable pas de deux y la interacción con todos los personajes, además de su gran técnica convirtieron a su Cenicienta en un referente.

Un momento del emblemático Vals del ballet. foto Edison Araya

El Príncipe fue asumido por Rodrigo Guzmán, quien con su poderosa técnica perfiló a un elegante noble que busca incansablemente a la misteriosa dama que perdió su antifaz, fue un partenaire expresivo y brillante en saltos y giros.

Romina Contreras continúa dando sólidos pasos en su vertiginosa y brillante carrera, ahora fue el Hada del Destino con toda la levedad que exige su personaje, utilizando toda su depurada técnica, siendo sólidamente acompañada por sus asistentes Hernán y Cristopher Montenegro.

Hada del Destino (Romina Contreras) y Elfos foto Edison Araya

Bella y malvada, además de espléndida bailarina fue Andreza Randisek como la Madrastra, quien hizo uso de todas sus dotes de actriz, su marido y padre de Cenicienta fue bailado por Miroslav Pejic mostrando muy bien la dualidad entre ser al mismo tiempo, marido de la Madrastra y padre de Cenicienta.

Muy divertidas e histriónicas estuvieron Monserrat López y María Lovero como las Hermanastras. Los amigos del Príncipe arrancaron ovaciones en sus intervenciones debido a su prestancia y derroche técnico, ellos fueron, Lucas Alarcón y Emmanuel Vásquez.

Elfos. foto Edison Araya

Genial fue el Elfo principal encarnado por Esdras Hernández, mientras que Agustín Cañulef fue un simpático e histriónico Marqués de La Grotte, el Rey asumido Cyril de Marval tuvo toda la prestancia requerida por el personaje.

Hada del Destino (Romina Contreras) uno de sus asistentes y Elfos. foto Edison Araya

Una función largamente ovacionada por un público que reconoció la enorme belleza de la producción, la solidez de solistas y cuerpo de baile, así como el desempeño de la Filarmónica de Santiago, y la contundentemente hermosa coreografía de Marcia Haydée, la estupenda Directora del Ballet de Santiago.

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

12 Respuestas a MARCIA HAYDÉE REGALA SU CENICIENTA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *