ESTELAR CABALLERO DE LA ROSA.

EL CABALLERO DE LA ROSA ESTELAR.

El título de esta crítica refleja muy bien lo acontecido en la última función de El Caballero de la Rosa en la versión del elenco Estelar. El Municipal de Santiago se ha anotado un logro de envergadura con las dos versiones de la ópera de Richard Strauss, en ambas versiones se contó con elencos de la mayor jerarquía, y ambos directores musicales pusieron su impronta personal, logrando el mayor brillo en una partitura repleta de sutilezas por descubrir.

Los amantes Octavian (Evelyn Ramírez) y La Mariscala (Paulina González) foto Marcela González Guillén

El tener la posibilidad de ver al menos dos veces la producción, permite apreciar mejor las virtudes de la escenografía, vestuario e iluminación, asimismo descubrir los múltiples detalles de la admirable régie de Alejandro Chacón quien realizó una exhaustiva recreación de usos y costumbres de la época en que ocurre la ópera.

Coqueteos antes del desayuno de La Mariscala (Paulina González) y Octavian (Evelyn Ramírez). foto Marcela González

Su trabajo es meticuloso, logrando el mayor realismo en cada uno de los personajes que pisa el escenario, llegando a cuestiones tan mínimas como el movimiento de brazos o la forma de servir desayuno o comida, llegando a las posturas de los miembros de la corte que llegan a divertir o vender animales u objetos a La Mariscala, no abundaremos más para no cansar a nuestros lectores.

El Barón Ochs (Johannes Stermann) tironeando a Mariandel, Octavian disfrazado de doncella (Evelyn Ramírez) y La Mariscala (Paulina González) trata de retenerla. foto Marcela González

Pero creemos importante reiterar la sutileza para equilibrar la comedia con las profundas meditaciones de algunos de los personajes.

Octavian (Evelyn Ramírez) en la entrega de la Rosa y dos sirvientes. foto Marcela González

Pedro Pablo Prudencio condujo a una espléndida Orquesta Filarmónica de Santiago, enfatizando más lo emocional, haciendo dialogar más a instrumentos y cantantes, fue brillante en la obertura a la que dotó tanto de ampulosidad como de finura, más adelante fue el sustento preciso en el sensual juego de Octavian y La Mariscala, llenando de colores el saludo matutino de los cortesanos, para concluir ese acto con el sensible monólogo sobre la pérdida del amor y la juventud, que anticipa el destino aceptado por la ya madura Mariscala.

Octavian (Evelyn Ramírez), el Barón Ochs (Johannes Stermann), Sophie (Catalina Bertucci) y criados posterior a la entrega de la Rosa. foto Marcela González

Notable fue la transparencia instrumental de la entrega de la Rosa, así como el cambio de carácter en las escenas colectivas, o el tratamiento festivo de la farsa que le preparan al Conde Ochs, obteniendo un triunfo en el trío y dúo finales, merecida la gran ovación que Prudencio y sus músicos recibieron al final.

El Barón Ochs (Joahannes Stermann) tratando de callar al Tenor italiano (David Junghoon Kim) en el saludo matinal a La Mariscala. foto Marcela González

Reiteramos todos los conceptos sobre el desempeño del Coro del Municipal de Santiago que dirige Jorge Klastornick, que derrocha calidad vocal y actoral.

Creemos firmemente aquello escuchado de alguien del público; el nivel de los cantantes en Chile no tiene nada que envidiar a muchos grandes teatros líricos, sin duda se consiguió el objetivo que tuvieron aquellos visionarios cuando crearon el proyecto “Encuentro con la Ópera” (Miguel Patrón Marchand, Andrés Rodríguez, entre otros) que en base a cantantes chilenos formaba un segundo elenco, para los títulos de cada temporada, ahí se foguearon y crecieron, llegando al nivel en que hoy se encuentran, con muchos de ellos dando firmes pasos en el extranjero.

El Barón Ochs (Johannes Stermann) es atendido por el doctor y sus criados luego de ser herido por Octavian. foto Marcela González

El sólido elenco que mezcló cantantes chilenos y extranjeros, fue encabezado por Paulina González en el rol de La Mariscala, vocalmente impecable, muy expresiva, sólidos forte y sensibles piano, logró recrear a la madura mujer que a pesar de gozar plenamente a su amante joven (Octavian), sabe que llegará el momento en que este la dejará por una mujer más joven, su monólogo del primer acto y el trío y dúo del final fueron extraordinarios.

Ochs intentando conquistar a Mariandel, creyendo que es mujer. foto Marcela González

Debutante en el complejo papel de Octavian fue Evelyn Ramírez, la mezzosoprano viene demostrando hace ya mucho tiempo que para ella no existen roles imposibles, pues todo lo que ha enfrentado, lo ha resuelto en forma óptima. Esta vez no fue la excepción, en un papel que exige además de cantar muy bien, desdoblarse, primero, ella como mujer debe asumir como un hombre al final de la adolescencia, Octavian, luego hacer de hombre disfrazado de mujer, cuando por esconderse del Conde Ochs, se viste de doncella, Mariandel, a quien logra conquistar, para luego burlarlo en el último acto.

El Barón Ochs es acosado por una falsa esposa y sus hijos que le gritan papá (Coro de Niños del Municipal dir. Cecilia Barrientos) en la posada donde todos se burlan de él. foto M. G.

Evelyn Ramírez no solo cantó estupendamente, con pasión al inicio, luego encandilada con Sophie a quien conoce cuando entrega la Rosa, juguetona en la burla a Ochs, y sensiblemente en el trío y dúo finales.

Johannes Stermann el bajo- barítono alemán fue el Barón Ochs de Lerchenau, con una muy hermosa voz, enfatiza el canto en sus múltiples recitativos, haciéndolo con prestancia y mucha gracia para representar al arribista y libidinoso personaje, su enorme presencia le sirvió además para acentuar las características de Ochs convenciendo plenamente.

El rol de Sophie, la hija de Faninal que está destinada a casarse con Ochs, que luego de conocerlo se desiluciona, terminando flechada por Octavian cuando le entrega de la Rosa, que simboliza el compromiso con el Barón, rol encarnado por la soprano Catalina Bertucci chilena radicada en Alemania, quien demostró ampliamente sus grandes avances vocales y actorales, transformándose con gracia en la jovencita que desea a Octavian, desdeñando al Barón Ochs, haciéndolo con hermosa voz y con un estupendo manejo dinámico, mostró bellos pianissimo y sólidos forte, su trío y dúo final fueron de enorme calidad.

Sophie (Catalina Bertucci), Octavian (Evelyn Ramírez), y La Mariscala )Paulina González) en el trío final donde la Mariscala deja que los jóvenes Sophie y Octavian se amen finalmente. foto M. G.

David Junghoon Kim reeditó el éxito obtenido con su Cantante italiano de la versión Internacional.

Javier Weibel derrochó histrionismo en el papel del Señor de Faninal, mientras que con gracioso desenfado Francisco Huerta y Gloria Rojas dieron vida a los Intrigantes italianos.

Sophie (Catalina Bertucci) y Octavian (Evelyn Ramírez) en el bellísimo dúo final. foto Marcela González

El resto de los comprimarios Paola Rodríguez, Cristián Lorca, Rony Ancavil, Brayan Ávila, Francisco Salgado, Pablo Ortiz entre varios otros, representaron sus roles con enorme calidad.

Una función que recibió merecidamente largas y entusiastas ovaciones

Gilberto Ponce (CCA)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *