LA EXCELENCIA DE MAXIM VENGEROV.

MAXIM VENGEROV UNA EXPERIENCIA MUSICAL.

El debut del violinista Maxim Vengerov en el Ciclo Espectáculos Extraordinarios del Municipal de Santiago, se convirtió en un evento más en una semana que será recordada como histórica en ese escenario, por la cantidad de estrellas que se presentaron en ella.

Maxim Vengerov y Shira Shaked durante la presentación. foto Edison Araya

Considerando la excepcional musicalidad, afinación perfecta,y un  manejo técnico asombroso por lo impecable de Maxim Vengerov, estas características  no habrían brillado como lo hicieron si no contara con el formidable acompañamiento de Shira Shaked, una pianista que se encuentra a la par de su potencialidad.

El programa consultó obras de Johannes Brahms, César Frank y Maurice Ravel, además de un sinnúmero de encores que enloquecieron al público.

Johannes Brahms en su juventud. foto bbcmusic

Las dos Sonatas para violín y piano de de la primera parte, evidencian a un compositor que fue además un gran pianista, por ello el peso y la dificultad del piano es de gran complejidad, considerando lo anterior señalemos el hecho que Brahms no subordina al piano, otorgándole tanto protagonismo como al violín, y es en este aspecto donde Shira Shaked fue el complemento estupendo para un solista como Vengerov.

La Sonata F.A.E. que dio inicio a la presentación cuenta con solo un movimiento Scherzo y en su concepción juvenil posee una desbordante fuerza en los diálogos entre ambos solistas, la obra fue presentada con potente vigor expresivo, dando por descontado la musicalidad de los intérpretes.

Maxim Vengerov y Shira Shaked durante su presentación. foto Edison Araya

Esta primera obra sirvió de antesala para la enorme Sonata Nº 3 en Mi menor. Op. 108 del mismo Brahms, que en sus cuatro movimientos permitió que los solistas mostraran peso y carácter, además de solvente virtuosismo, en las  progresiones del primer movimiento, luego entregaron reconcentrado lirismo en el Adagio y en los dos movimientos finales gracia y fuerte expresividad, a ratos nos parecía estar escuchando una grabación por la perfección de la versión, en ella fraseos, articulaciones e intencionalidades fueron perfectas, con el violín de Vengerov complementándose totalmente con el piano de Shaked.

César Franck. foto photoconsortium

Un mundo diferente nos presentó la segunda parte con el particular lenguaje de César Frank, que siempre está rondando el romanticismo y el impresionismo, en esta obra el compositor le otorga al piano un rol más de acompañante que de protagonista, la obra cargada de serena melancolía permitió a Vengerov mostrar introvertida expresividad no exenta de lirismo; el libre y penúltimo movimiento “ Recitativo- Fantasía: bem moderato” permitió a los intérpretes dialogar en fraseos, dinámica y desarrollar musicales progresiones, para finalizar con el conocido y bastante popular Allegretto poco mosso, que no está exento de un agudo virtuosismo, movimiento que fue tan logrado que el público estalló en enormes aplausos.

Maurice Ravel. foto naxos

La última obra fue Tzigane de Maurice Ravel, en ella Vengerov maravilló con su arrolladora técnica pues las exigencias precisan que el solista exponga todo su virtuosismo, dobles cuerdas, pizzicato, fraseos y articulaciones por solo mencionar algunas, asombraron a un público que de pie ovacionaba sin cansarse, logrando de los intérpretes el más variado abanico de encores, que solo ratificaron el porqué Maxim Vengerov es considerado uno de las más grandes violinistas del momento, sin desconocer el sensacional trabajo como pianista acompañante de Shira Shaked.

Un concierto inolvidable de dos virtuosos cuya sencillez y simpatía es tan grande como su talento, calidad y musicalidad.

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LA EXCELENCIA DE MAXIM VENGEROV.

  1. Miguel Cordero Rischmaui dijo:

    Lastima que me lo perdi, porque syer como director no fue asi.

  2. Estimado Miguel, coincido bastante, pero solo en la interpretación de Mozart con muchas dudas, pero con gran desempeño en Schostakovich

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *