BACH PURO Y REVISITADO.

DIFERENTES MIRADAS A BACH EN LA SINFÓNICA.

Bastante interesante en su variedad, fue el último de los conciertos de la Orquesta Sinfónica de Chile, que fue dirigido por el español Josep Vicent, debutante en nuestro país.

La calidad y experiencia de Vicent se evidenció con su enfoque de varias obras de Johann Sebastian Bach, que fueron contrastadas con otras escritas en el siglo XX, inspiradas en  algunas de las muchas del cantor de Leipzig.

Josep Vicent. foto ilovecostablanca

Josep Vicent. foto ilovecostablanca

Lo anterior significó tener que abordar cada obra con diversas combinaciones instrumentales y vocales, demostrando en cada una de ellas, completo y amplio conocimiento.

La Camerata Vocal de la Universidad de Chile, que dirige Juan Pablo Villarroel, junto a Claudia Pereira y Patricio Sabaté, integrantes del conjunto fueron sus intérpretes vocales.

El desempeño del coro fue en general muy sólido, con hermosos y musicales fraseos, siendo superado solo en la Cantata 50, que está escrita para una combinación que requiere sin duda de una mayor cantidad de integrantes, pues fue escrita para doble coro y una orquesta bastante poderosa, ello les llevó a sobre cantar, llegando a la estridencia en las sopranos, desperfilando la obra; a ello sumamos un estupendo desempeño instrumental, que en general tendió a sobrepasar las voces.

Johann Sebastian Bach. foto todomusica

Johann Sebastian Bach. foto todomusica

El programa se había iniciado con el Motete o Cantata “O Jesu Christ, mein´s Lebens Licht” que mostró el hermoso e impresionante sonido que puede alcanzar la orquesta cuando es dirigida por una mano experta, aquí se adentraron ya en las sutilezas del estilo barroco, limpios diálogos, articulaciones y fraseos, mientras el coro, como trasfondo canta el coral con algunas figuraciones, destacando la pureza de las líneas melódicas.

Conceptos casi similares tenemos para la Cantata “Also hat Gott die Welt geliebt”, pues a pesar que ella encontramos un adecuado enfoque que privilegia el texto al frasear, este aspecto se diluyó en el aria de la soprano, que no resultó muy afiatada con los instrumentistas solistas, creemos que el excesivo vibrato de Claudia Pereira se desajustó del pulso de sus solventes acompañantes.

El gran manejo fonético de Patricio Sabaté, quedó en evidencia en su recitativo y aria posterior, que aunque cantada en estricto estilo y prestancia, no mostró las mejores cualidades de Sabaté.

La sección fugada concluyente, fue clara en los temas y de gran musicalidad, pero creemos que las sopranos tendieron a la estridencia.

Igor Stravinsky. foto javierclassic

Igor Stravinsky. foto javierclassic

La segunda parte incluyó las obras que tuvieron como referente algunas obras de Bach, siendo la primera de ellas las “Variaciones Canónicas sobre el Coral Vom Himmel hoh da komm Ich Her” de Igor Stravinsky.

La versión que requiere de una orquesta sin violines, pero con 9 violas y 8 contrabajos, además de maderas y bronces, ubicó al coro que canta el coral, a mano izquierda del director, donde usualmente se ubican los violines.

A riesgo de ser irreverentes, creemos que la obra ha perdido la frescura y vigencia que la caracterizó en la segunda mitad del siglo pasado, reconociendo la originalidad de la instrumentación y el abordaje del coral a través de sus números, pensamos que la versión realzó muy bien sus valores, a través de un gran desempeño de la orquesta, en particular la sección de bronces, cuyo final recuerda fuertemente la música de Gabrieli.

El coro cantó sobriamente el coral.

Luego las cuerdas en una formidable actuación, abordaron la versión de Max Reger  para el Preludio coral “O Mensch bewein dein Sünde gross” destacando su expresividad; tal vez este fue uno de los momento más altos de la velada conducida por Vicent.

Anton Webern. foto lastfm

Anton Webern. foto lastfm

El “Ricercare a seis de Una ofrenda musical” arreglado por Anton Webern es una clara demostración de sus técnicas minimalistas, con gran uso de timbres y colores en sus fragmentaciones, recibió una alerta interpretación.

Edward Elgar dirigiendo. foto guardian

Edward Elgar dirigiendo. foto guardian

Finalizaron con una estupenda versión de la versión de Edward Elgar, para la Fantasía y Fuga en Do menor, escrita originalmente para órgano, y que el inglés reconstruye para gran orquesta, incluyendo numerosa percusión.

La versión llena de contrastes, con profusión de timbres, mostró con claridad los ejes temáticos, convirtiéndose en otro de los triunfos de Vicent y la Sinfónica en un gran día, obligándoles a repetir el final de la Fuga. Un gran debut del maestro español.

Gilberto Ponce (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *