APERTURA DE TEMPORADA LÍRICA 2018 (INTERNACIONAL)

DON GIOVANNI ABRE TEMPORADA 2018. (VERSIÓN INTERNACIONAL)

Son muchos los aspectos que hacen del estreno de Don Giovanni de Wolfgang Amadeus Mozart, un éxito importante inaugurando la temporada lírica.

Acción durante Obertura, el Comendador y cófrades sevillanos de Semana Santa, mientras Don Giovanni y Leporello observan. foto Marcela Gonzalez Guillén

En la misma y pesada escenografía (Roberto Platé) que vimos para Las Bodas de Fígaro del año pasado, sube a escena esta puesta, que logra en buena medida alivianar la pesadez con recursos bastante simples, como son el jugar abriendo o cerrando las numerosas puertas del original, agregando una sugerente puerta negra al fondo del escenario, pero más importante consideramos el uso de la iluminación (Christophe Naillet según diseño de J. Rouveyrollis) que logra recrear los diversos ambientes que se requieren, a ello se suma el inteligente y contrastante vestuario (Emmanuel Peduzzi).

Doña Anna (Michelle Bradley) y El Comendador (Soloman Howard) foto Marcela González Guillén

Pero sin duda alguna es la dirección de escena (régie) de Pierre Constant la que incide mayormente en el éxito, con idea más cercana a lo giocoso en la actuación de los personajes, deja el dramma para las arias de Doña Anna ya que en las de Doña Elvira su espíritu es más irónico-burlesco.

Don Giovanni (Levent Bakirci) comprueba la muerte de El Comendador (Solomon Howard) foto Marcela González Guillén

Constant logra un continuo a ratos vertiginoso en el desplazamiento de los personajes, utilizando exhaustivamente todo el escenario, con el desplazamiento de diversos elementos por parte del coro o figurantes, con aciertos notables como la metáfora de las cuerdas con que Giovanni enreda a Zerlina, las mismas que después lo atarán cuando es castigado por los cortesanos al final del primer acto, no obstante creemos que el minimalismo que resuelve bien gran parte de la acción, deja con sensación de ausencia en el caso de la estatua de El Comendador o en la mesa del banquete donde el mismo personaje llegará invitado por Don Giovanni para castigarlo llevándolo al infierno, claro que el recurso final donde el burlador es colgado como castigo es a todas luces muy impactante. En todo caso estos cambios no se apartan del espíritu de la obra y no la desnaturalizan.

Don Octavio (Joel Prieto) y Doña Anna (Michelle Bradley) comprueban la muerte de El Comendaor padre de esta. foto M. G. G.

Attilio Cremonesi condujo a la Orquesta Filarmónica de Santiago, logrando como es su costumbre un sonido hermoso y transparente, con bellos contrastes dinámicos, pianissimo entrañables, que resultaron notables al ubicar el foso de la orquesta un poco más elevado que lo acostumbrado, permitiendo que la orquesta se apreciara mejor aún.

Magnífico como ya es costumbre estuvo el Coro del Municipal de Santiago (Jorge Klastornick) tanto en lo vocal, como en lo que ya son expertos, la actuación.

Doña Elvira (Paulina González) escucha abrumada la lectura del Catálogo de las conquistas de Don Giovanni, que le hace Leporello (Edwin Crossley-Mercer) foto M. G. G.

Don Giovanni fue asumido con todo el desborde erótico y desfachatado por Levent Bakirci, con una voz de hermoso timbre y un físico que le acompaña dio estupendamente el perfil del personaje.

Don Giovanni (Levent Bakirci) conquista a Zerlina (Marcela González) foto M. G. G.

Muy simpático, con movimientos de casi un mimo, con bella voz y convincente actuación fue el Leporello de Edwin Crossley-Mercer, destacaremos el aria del Catálogo y las escenas finales.

La soprano Michelle Bradley como Doña Anna crea perfectamente el personaje que se debate entre el deseo de vengar a su padre muerto por Don Giovanni, como -en lo insinuado por la régie– su enamoramiento del mismo burlador, debatiéndose en su deber ser, como novia de Don Octavio, Bradley posee un bella y muy expresiva voz, pero algunos momentos se desborda alejándose del estilo.

Doña Anna (Michelle Bradley) y Don Octavio (Joel Prieto) en el entierro de El Comendador. foto Marcela González G.

El tenor Joel Prieto que fue Don Octavio tiene un timbre bastante hermoso aunque pequeño, que fluye muy bien, su línea de canto se desdibujó en el segundo acto en el que sus agudos fueron bastante débiles, de su actuación diremos que solo es discreta.

Don Giovanni (Levent Bakirci) y Leporello (Edwin Crossley-Mercer) en el “banquete” esperando la llegada de El Comendador. foto M. G G.

La soprano Paulina González cantó como Doña Elvira, con espléndido resultado tanto en lo vocal, donde es impecable en graves y agudos así como en manejo dinámico, en actuación plasmó muy bien a la obsesiva mujer que una vez seducida por Giovanni, queda irremediablemente enamorada de él.

El breve pero fundamental rol de El Comendador (padre de Doña Anna) fue cantado por Soloman Howard, a su notable presencia escénica agrega una hermosa y poderosa voz.

Don Giovanni cuelga castigado por El Comendador. foto Marcel González Guillén

Marcela González fue una encantadora Zerlina, con gran desplante escénico, vocalmente impecable, con los que conquistó a los presentes, su novio enamorado Masetto lo encarnó Matías Moncada en un muy buen momento vocal y convincente en los actoral.

El Comendador (Soloman Howard) saluda al final, atrás a la iz. dos figurantes y Zerlina (Marcela Gonzñalez) a la der. Masetto (Matías Mocada) el acróbata que hace Don Giovanni colgado y dos figurantes. foto Marcela González Guillén

El público aplaudió ruidosamente una función de alto nivel que abrió la Temporada de Ópera 2018 en el Municipal de Santiago.

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario