DMITRI SHOSTAKOVICH LADY MACBETH.

LADY MACBETH PROBLEMA TRANSFORMADO EN EXITOSA PROPUESTA

A través de los siglos el arte se ha visto sometido a todo tipo de contingencias, algunas incluso han abortado proyectos, pero en casi todas las oportunidades el talento y perseverancia de sus creadores se han impuesto por sobre amenazantes avatares.

Quien no recuerda las paupérrimas condiciones en que Bach estrenó La Pasión según San Mateo, o los sucesivos cambios que Beethoven realizó en su Fidelio antes de ser reconocida como obra maestra, qué decir del estreno de La Consagración de la Primavera de Stravinsky, en fin podríamos detallar muchos ejemplos en la larga historia de la música, los que en algo se relacionan con el siguiente comentario.

Dmitri Shostakovich. foto greatcourses

El Municipal de Santiago tenía como uno de sus propuestas más importantes de su Temporada Lírica, el estreno de Lady Macbeth de Mtsensk la ópera de Dmitri Shostakovich, que fuera recibida con grandes alabanzas en su estreno en el mismo teatro el 2009.

La obra aclamada en todo el mundo, cuyo estreno también se vio afectado por la intervención de Stalin, quien después de escuchar sobre el clamoroso éxito en su estreno, la vio, provocándole tal reacción que la calificó como música “pornofónica”, cortando la racha de muchas anteriores y aclamadas representaciones. No es del caso analizar los cambios posteriores realizados por el compositor, que poco influyeron en la dirigencia soviética, a Stalin no solo le molestó la música, también el tema, la violencia del mismo y las provocativas insinuaciones políticas, e incluso nos atrevemos a conjeturar que el enorme machismo del dictador no soportó que la protagonista fuera quien dirigiera sin contrapeso tanto su destino como su sexualidad, aunque esto solo es una presunción.

Katerina (Eugenia Fuente) y Sergei (Enrique Folger) foto municipal

El estreno de la ópera en Santiago se vio obstaculizado por la huelga del sindicato de técnicos del teatro, llevando a las autoridades del Municipal y de acuerdo con el director de escena Marcelo Lombardero a presentar una versión que se llamó semi escenificada, en un escenario casi desnudo en cámara negra, sin cambios de iluminación, solo con sillas rojas para el coro, otras con respaldo negro para solistas, y todos vestidos de traje largo y smoking.

Puesto así, habría sido una función de concierto, como alegó en voz alta un espectador, en el estreno del Elenco Estelar, pero el gran cambio estuvo en los solistas que realizaron movimientos dramáticos de acuerdo al desarrollo del argumento, incluido el movimiento en sus ropas o la incorporación de algún elemento como pistolas u otros, el coro asimismo entró o salió con su disciplina acostumbrada, suponemos que todo lo anterior a partir de la plantilla de movimientos de Lombardero.

Pedro Pablo Prudencio director musical de Lady Macbeth. foto operamusica

El caso es que a poco andar, la escenografía y vestuario dejaron de ser fundamentales, cobrando primera importancia la sensacional música de Shostakovich, que se pudo apreciar plenamente en toda su magnitud, en este caso dirigida estupendamente por Pedro Pablo Prudencio, que con segura batuta llevó a la Filarmónica de Santiago por los habituales caminos de excelencia, él manejó tensiones y progresiones en un continuo que no dio tregua al público, con contrastes dinámicos certeros, consiguiendo del grupo el mejor sonido posible. Del mismo modo su trabajo en la concertación de solistas y coro, solo puede ser catalogado de notable.

Sergei (Enrique Folger), Zinovi (Pedro Espinoza) y Katerina (Eugenia Fuente) antes de asesinar a Zinovi. foto municipal

El Coro del Municipal de Santiago que dirige Jorge Klastornick, impecable como son siempre sus presentaciones.

El elenco de solistas, que mezcló cantantes internacionales y chilenos fue el complemento perfecto para el logro de un resultado del más alto nivel.

Imágen de la producción del 2009. foto masmunicipal

Katerina Ismailova la protagonista fue cantada por Eugenia Fuente, mezzosoprano argentina, quien creó no solo un personaje creíble que pasa por todas las pulsiones libidinosas y asesinas que conviven en ella, también mostró un hermoso caudal vocal de tremenda expresividad, se la vio deseosa y agresiva en la primera parte, siendo desgarradora al final, sin duda una voz que quisiéramos volver a escuchar en otro repertorio. La enorme y larga ovación que recibió, la convirtió en una de las grandes triunfadoras de la función.

El Pope (David Gáez) en el matrimonio de Katerina con Sergei. foto municipal

Su suegro Boris Ismailov fue abordado por Alexander Teliga el bajo ruso, que también participó en la versión del 2009, su personaje le muestra como un indiferente padre de Zinovi marido de Katerina, para luego no ocultar su deseo por ella, posteriormente será el sádico que azota implacablemente a Sergei, al descubrir que este es amante de Katerina, que desembocará en que resulte asesinado por esta, para finalmente convertirse en un imponente fantasma cuando desde la mitad de platea increpa a su esposa, tanto su poderosa voz como su actuación fueron efusivamente reconocidas por los asistentes.

Producción del 2009. foto tiempodemusica

Otro cantante que participó en la versión anterior fue el tenor argentino Enrique Folger, lo hizo como Sergei el amante y luego esposo de Katerina, su desplante y conocimiento de la ópera le hizo abordar espléndidamente su rol, primero embobado por Katerina, luego como el cómplice de esta, para finalmente abandonarla por una nueva conquista, su bella y expresiva voz, le convirtieron en otro de los favoritos del público.

Pedro Espinoza el tenor chileno fue Zinovi el pusilánime esposo de Katerina lo hizo con prestancia y voz segura. Solo en la escena final interviene Evelyn Ramírez como la nueva amante de Sergei, muy convincente en actuación además de su hermosa voz.

Producción 2009, atrás Enrique Folger como Sergei. foto visionescriticas

El resto fueron solo cantantes nacionales, muy bien Paola Rodríguez como Aksinya la mujer abusada del inicio y luego como una de las convictas, Gonzalo Araya creo un gran personaje en lo vocal y en actuación como Trabajador harapiento. No sorprende la prestancia escénica de Sergio Gallardo que fue Molinero y Jefe de Policía descollando en este último.

Sergei (Enrique Folger) coquetea con Sonyetka (Evelyn Ramírez) foto municipal

David Gáez fue mucho más convincente como Pope que como Viejo convicto. Los demás un excelente Claudio Cerda como un Invitado borracho, Javier Weibel, Gustavo Morales, Francisco Huerta y Matías Moncada, completaron un elenco que a pesar de las imprevistas dificultades logró un resonante éxito, en esta compleja Lady Macbeth, que bajo la dirección de Pedro Pablo Prudencio fue largamente ovacionada.

Se decidió incluir fotografías de la producción del 2009 y de la presente, para valorar más aún el trabajo realizado en esta oportunidad.

Gilberto Ponce. (CCA)

Esta entrada fue publicada en Criticas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *